La Ciencia de Kriya Yoga

El buscador spiritual sincero que sigue el sendero de Kriya Yoga con amor y devoción y con el deseo de crecer espiritualmente, puede alcanzar la Autorealización — incluso en el transcurso de una sola vida. Este poderoso yoga es una manifestación de las muchas formas de yoga descritas en el Bhagavad Guita. Sin embargo, sus principales fuentes son:

  • Karma Yoga — desapego de los frutos de las acciones en el mundo y, aún más importante, de la actividad interna de la mente.
  • Jnana Yoga — un intelecto disciplinado adquiere conocimiento espiritual y esta sabiduría crea libertad a través del desapego de los frutos de las acciones.
  • Bhakti Yoga — el amor incondicional se despierta por la gratitud y el gozo que emanan de la unión con la creación, la cual es la consciencia cósmica.

Una técnica sencilla y no sectaria

El Kriya Yoga no es sectario. Su técnica es sencilla, no representa dificultades ni requiere de ninguna austeridad y es apto tanto para padres y madres de familia como para monjes. Siguiendo los principios del Karma Yoga, el Kriya Yoga nos enseña que cada acción, kri, es llevada a cabo por el alma, el ya, que habita en el interior. La consciencia continuada del poder del alma interior tiene la capacidad de transformar todas las actividades en devoción. La consciencia de que es el alma quien debe inhalar cada respiración nos conduce al control de la mente y a la liberación.

El proceso científico del Cultivo del Alma y el Camino Real hacia la Auto Realización...

En la técnica del Kriya Yoga se da mucha importancia a la relación entre la respiración y la mente. La respiración influye sobre la mente y viceversa. Esta relación recíproca revela el secreto del control de la mente: "El control de la respiración es el control de uno mismo. La maestría de la respiración es la maestría de uno mismo. El estado sin respiración es el estado sin muerte." El estado sin respiración o samadhi es la consecución o la realización del Absoluto.

 

Transmisión directa del profesor al alumno

El Kriya Yoga representa una oportunidad excepcional para conseguir estados de consciencia superiores y cambiar la vida a través del desarrollo del cuerpo, la mente, el intelecto y la consciencia del alma. Es un camino rápido y sencillo. Las técnicas del Kriya Yoga se trasmiten del maestro al discípulo, del maestro al aspirante y del profesor al alumno.

No existen documentos escritos sobre los orígenes de la antigua tradición del Kriya Yoga. Esta técnica espiritual ha sido practicada desde tiempos inmemoriales por santos, sabios y visionarios. Los rishis (visionarios) de las Upanishads, Sri Krishna en el Bhagavad Guita, Maharshi Patanjali en su Yoga Sutra y muchos otros maestros de yoga han practicado y enseñado este método científico a lo largo de los tiempos. El Kriya Yoga facilita el crecimiento espiritual y es una herramienta de gran utilidad para los buscadores de todas las religiones. En el Viveka Chudamani, Sri Adi Shankara describe tres cosas que son verdaderamente raras en este mundo: tener un nacimiento humano, tener el deseo de alcanzar la liberación y gozar de la compañía de un gran alma y maestro que ha alcanzado la realización.

 

Los orígenes de las técnicas

En los tiempos modernos, en 1861, Mahavatar Babaji, un maestro elusivo y misterioso, volvió a ofrecer la antigua técnica del Kriya Yoga al público general a través de su amable discípulo Sri Shyamacharan Lahiri, un devoto padre de familia. Lahiri Mahasaya, como se le llamaba popularmente, contaba con muchos discípulos autorealizados. Los discípulos más importantes eran Swami Shriyukteshwar Giri, quien poseía un gran entendimiento de las escrituras, tanto del Oriente como del Occidente, y quien alcanzó el estado más elevado de la autorealización, y Shrimat Bhupendranath Sanyal Mahasaya, un yogui padre de familia quien destacaba sobre todo por sus interpretaciones metafóricas del Bhagavad Guita a la luz del Kriya Yoga. Entre los muchos discípulos de Swami Shriyukteshwar se encontraban Paramahamsa Yogananda, autor de Autobiografía de un Yogui, y Swami Satyananda Giri, presidente del Karar Ashram hasta 1971, fundado por Swami Shriyukteshwar en 1903. Paramahamsa Hariharananda, quien ejerció como presidente del Karar Ashram desde 1971 y como presidente de las organizaciones internacionales de Kriya Yoga fundadas por él, también era discípulo directo de Swami Shriyukteshwar. Tanto Paramahamsa Yogananda como Paramahamsa Hariharananda habían alcanzado la autorealización y fueron instrumentos claves para difundir las enseñanzas del Kriya Yoga en el mundo entero.

Paramahamsa Hariharananda guió el crecimiento espiritual de cada uno de sus alumnos hasta su transición de mortal a espíritu el 3 de diciembre de 2002, cuando tenía 95 años (1907-2002). Miles de discípulos de todo el mundo le llamaban cariñosamente “Baba”. Su amor divino y compasión divina siguen siendo incomparables.

En la actualidad, Paramahamsa Prajnanananda, el discípulo autorealizado y sucesor de Paramahamsa Hariharananda, viaja por todo el mundo como un poderoso maestro espiritual, un profesor amoroso, autor prolífico y orador. Bajo su guía amorosa y con el apoyo de sus monjes, yogacharyas y devotos, las organizaciones internacionales de Kriya Yoga siguen creciendo de forma continuada.

 

Cómo comenzar

Las meditaciones guiadas que se facilitan en los ashrams y centros de Kriya Yoga por todo el mundo están abiertas a todos los que han recibido la iniciación por profesores autorizados. Frecuentemente se ofrecen programas de introducción e iniciaciones.

Estaremos encantados de poder ayudarte en lo que necesites en tu práctica de Kriya. Para más información sobre el Kriya Yoga, ver el listado de ashram o centros, para localizar el que se encuentre más cerca de ti y poder llamar directamente a la persona de contacto.